Con la entrada en vigor del RD 56/2016 por la que se transpone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, en lo referente a auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía, se viene a a dar un salto cualitativo en cuanto a la necesidad de implementar medias de eficiencia en los procesos productivos de las grandes empresas.

Se habilita de manera clara un registro de empresas de servicios energéticos y clarifica la manera en que los profesionales se pueden cualificar como Auditores Energéticos.

Con respecto a la salida económica para las empresas de servicios energéticos, su alcance será muy corto, puesto que la obligatoriedad de realizar auditorías energéticas se destina solamente a empresas que ocupen a 250 o más trabajadores, a aquellas que tengan un volumen de negocio que exceda los 50 millones de € y que tengan un balance general que exceda de 43 millones de €.

¿Qué cuántas empresas son? pues atendiendo a lo que indica el INE son alrededor de 3000 empresas.

En cuanto a la repercusión total que esta norma pudiera tener en el conjunto del país, extraña la exclusión de PYME’s, que representan más del 80% de las empresas de este país, y que emplean a un porcentaje similar de personas.

Será aconsejable que se implementen medidas para abarcar el conjunto del sistema productivo estatal para lograr una reducción real y completa de las pérdidas de rendimientos energéticos y para una real transición energética desde las posiciones de despilfarro hacia las de la eficiencia.

 

Please follow and like us:
Síguenos por Email
Facebook
Facebook
Google+
http://2raestudio.es/?p=67
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *